A mi manerA

0
107
Mujeres defendiendo sus derechos.

 

Por Julio Alejandro AGUIRRE PADILLA

*Mujeres respetuosas.

*Mujeres irrespetuosas.

*Comisión (Derechos Humanos) mide con la misma vara.

¿Puede haber algo más ridículo que la pretensión de que un hombre tenga derecho a matarme porque habita al otro lado del agua y su príncipe tiene una querella con el mío aunque yo no la tenga con él? Blaise Pascal.

Grabado en nuestra mente quedaron las declaraciones realizadas el pasado lunes por el titular de la Comisión de Derechos Humanos en el Estado de México, Jorge Olvera García cuando expresó: “La pintura se lava, la escultura se repara, la vida ya no regresa. Hay que escuchar todas esas pintas porque tienen impreso un mensaje”.

Claro, franco y abierto apoyo de quien fuera Rector de la Universidad Autónoma del Estado de México hacia la mujer.

“Un Día sin mujeres no es solo un paro nacional, es una revolución y hay que sentirnos halagados porque estamos viviendo esta situación, México está cambiando y América Latina también, es un gran paso para que la mujer no sea sojuzgada, agredida, sino para que empiecen a introducir las políticas públicas, esa es la reflexión”, dijo.

En su lugar Olvera García. En su posición. La coincidencia con la sociedad mexiquense debe ser absoluta; por algo y para algo está al frente de los Derechos Humanos en la entidad, comisión que, todos sabemos, defiende lo mismo al que victimiza como a la víctima.

Hasta los que delinquen son humanos y la obligación de la Comisión trata justamente de eso, defender a los humanos, incluso quienes son malas personas.

Existe, sin embargo, parte del discurso de Jorge Olvera que, o no entendí o nuevamente (ya es costumbre) mi ignorancia (ya me preocupa, parece virus que llegó para anidarse en mi escaso cerebro) para siempre.

La función para la que fue diseñada la Comisión es apoyar a los buenos y a los malos, es ahí donde no comulgamos con su finalidad. Y me explico –o trataré-.

Nuestro sentir hacia la mujer aquí lo hemos manifestado: Absoluto respeto. Afortunadamente el número de mujeres mostraron prudencia, decencia, valentía, clase, inteligencia y serenidad. Protestar no significa vandalizar.

Tiene razón Olvera García cuando recalca que la pintura se lava, la escultura se repara, la vida ya no regresa. Bajo su perspectiva el titular de la Comisión de Derechos Humanos asegura que no debemos criminalizar a quienes pintan edificios públicos o dañan monumentos históricos.

El caso, señor Olvera, que dentro de una marcha de mujeres suelen colarse grupos que gustan, aman y pareciera les ordenaran realizar acatos inaceptables y denigrantes para la propia mujer y para la sociedad.

Que del patrimonio del Estado se encarguen las autoridades (lavar la pintura y reparar los monumentos históricos), pero ¿y que sucede cuando algunas mujeres se visten de negro, se cubren el rostro y armadas utilizan bombas molotov para protestar de manera incorrecta?

Afortunadamente son más, muchas más quienes no se prestan para eso y cosas que indignan causando pena ajena –recuerden a las mujeres que se desnudan, quienes fingen y/o en realidad llevan a cabo, en ciertos lugares y frente a edificios, casas o negocios particulares, hacer del baño.

Conocemos bien a Jorge Olvera García. Seguimos y estuvimos en sus informes como Rector. Buena persona y gran orador. Un hombre preparado con convicciones antes de obligaciones.

La Comisión de Derechos Humanos en el Estado de México y cualquier parte del país no tiene dientes ni forma de salirse del camino trazado, lo he comentado en otras ocasiones; hemos señalado, también, que las recomendaciones que emite son como las llamadas a misa.

Todo un caso las protestas de las mujeres. La Comisión, sin referirnos a una persona en especial, defiende, por un lado a las mujeres que ejercen su derecho de manera educada y con principios, y al mismo tiempo, en la misma marcha, defender a quienes visten de negro, se cubren el rostro y realizan actos vandálicos a su paso.

Ni modo, así son las instituciones que defienden los Derechos Humanos a lo largo y ancho del Estado de México; largo y ancho del país; largo y ancho del mundo.

Meter en una bolsa (defender) al victimario junto a su víctima es algo que no (quiero) entender. Que nunca voy a aceptar.

Aprovecho el momento y tema para dar la bienvenida a José Luis Peña Pichardo, nuestro caricaturista que se suma al equipo de 8 columnas y que a bien ha tratado (lunes y hoy miércoles) el tema de moda: Mujeres y su bien fundada y aceptada protesta.     

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Mujeres defendiendo sus derechos.

Mujeres cometiendo actos vandálicos.

Comisión de Derechos defendiendo los dos grupos.