EFICIENCIA ENERGETICA

0
68

POR Ariel PÉREZ


La eficiencia energética es un tema de gran actualidad, dada la necesidad de hacer nuestro planeta más sostenible, ya que permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en donde el objetivo final es la contención del cambio climático, que solo es posible mediante la reducción de la contaminación.
Proteger el medio ambiente y reducir problemas como la polución en general y también en particular, tal y como es el caso de la contaminación del agua, ha provocado que, en los últimos años, escuchemos mucho el término, “eficiencia energética”.
La eficiencia energética tiene un potencial de ahorro de 30,000 millones de dólares en México, según un estudio de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), con alto potencial para las empresas que pueden reducir sus costos hasta un 60%, pero a su vez reducen la demanda de electricidad en un sistema que trabaja al máximo. Hay un doble beneficio.
Los ahorros en eficiencia representan una cifra cercana a los 25,000 millones de dólares anuales que necesita Petróleos Mexicanos para alcanzar la producción de crudo para 2024 de casi 2,700 mbpd, que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador.
La principal legislación en materia de eficiencia energética en México es la Ley de Transición Energética (LTE), la cual abroga la Ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (LASE), la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética, y las demás disposiciones que se opongan a dicho ordenamiento; la LTE tiene como objeto regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como las obligaciones en materia de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la Industria Eléctrica, manteniendo la competitividad de los sectores productivos.
Los beneficios económicos y la reducción del consumo de electricidad se suman a la reducción de las emisiones de CO2 a la atmosfera, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (AIE), la eficiencia energética podría llegar a aportar en materia de reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera hasta 38 % de lo que se necesita para mantener el planeta en el escenario de sólo dos grados de calentamiento global para el año 2050.
Finalmente, otra gran clave será el consumo energético en el hogar, en los edificios y en el comercio en donde los principales responsables del consumo son los electrodomésticos. demás, afectan las facturas y por tanto el presupuesto familiar en más de un 30%. Por tanto, mejorar la eficiencia energética en tu hogar se traduce en ahorro energético y, por tanto, en reducción de facturas.
Para controlar tu consumo desde casa es imperativo tener desconectados los electrodomésticos y las fuentes de energía como cargadores o conexiones de las pantallas o cualquier otro aparato eléctrico si no esta en uso. Así mismo existen diferentes tipos en el mercado , en los que algunos productos controlan su consumo como las bombillas ahorradoras y por supuesto pensando de manera sostenible reduciendo nuestra dependencia a ellos.
En ese camino, las energías renovables y la eficiencia energética es un binomio que se complementan, pero sin duda que la eficiencia energética es primero, hay que buscar toda eficiencia en una casa, empresa, negocio, centro de carga, como se le quiera llamar, para luego elegir la energía que se quiera para consumo: solar, eólica, ciclo combinado o la que esté disponible en el mercado.