¿Eléctricos, híbridos o de gasolina?

0
341

POR Alfonso FAURE

Hace unos días platicaba con unos amigos sobre los nuevos modelos que estaban saliendo en México y de algunas de las propuestas innovadoras o actualizaciones que se vienen para el 2021. Porque sí, con pandemia o sin pandemia, la industria automotriz sigue su camino y las marcas mantienen las presentaciones de los modelos renovados y/o de la introducción de los nuevos. En línea con las estrategias de energía y movilidad mundial, excepto las del gobierno de López Obrador, cada vez más compañías presentan e introducen modelos con cierto grado de electrificación; desde los coches que integran motores de 48V acoplados al sistema de trasmisión o los totalmente eléctricos y de rango amplio como los Tesla.

Sin embargo, con tantas opciones tan diferentes, tanto en precio como en sistema, ¿Qué tipo de auto de tecnología eléctrica me conviene comprar, de acuerdo a mis necesidades?

 

Para poder responder esta pregunta, debemos de preguntarnos cuál sería el uso “normal” para este vehículo y cuantos kilómetros, en promedio, estaría usando el coche. Además, parte del análisis de la búsqueda de este tipo de carros, debemos de examinar la infraestructura de nuestra ciudad sobre la existencia, cantidad y ubicación de cargadores ultrarrápidos; ya que no es lo mismo vivir en la Ciudad de México, con trayectos primordialmente en las zonas comerciales de Santa Fe y todo el poniente de la ciudad, donde hay bastantes cargadores eléctricos; a vivir en ciudades pequeñas y/o remotas donde no existe prácticamente ningún tipo de cargador. Finalmente, hay que valorar el lugar de estacionamiento de nuestro auto por las noches, si contamos con estacionamiento o garaje propio y que además exista la posibilidad de instalar un cargador domestico de pared. Lo anterior con la finalidad de poder conectar el coche por las noches y así tener la batería lista por las mañanas para comenzar nuestro día.

 

Después de analizar lo anterior, podemos revisar las cinco opciones que existen en el mercado para nuestra movilidad. En primer lugar, está la opción de un auto tradicional de combustión interna, el cual no tiene ningún beneficio fiscal, ecológico ni económico; pero encontrar una gasolinera no es problema. En segundo lugar, tenemos los autos con electrificación suave o leve, que normalmente montan un motor eléctrico de 48V acoplado al sistema de gasolina; este tipo de vehículos tampoco tienen beneficios por parte del gobierno, pero el motor eléctrico permite un ahorro de gasolina mayor. Las últimas tres opciones ya cuentan con el beneficio de ser coches “verdes” y así evitar la verificación y el pago de tenencia; pero existen diferencias que hay que tomar en cuenta. La primera de éstas es el carro hibrido tradicional, que monta un motor eléctrico para situaciones de baja carga y que utiliza energía de las baterías que se cargan por medio del motor de combustión interna, que funciona cuando la demanda de potencia es mayor. Después, existe el auto híbrido enchufable que permite un mayor rango y potencia con el motor eléctrico y qué, además, carga las baterías con cargadores caseros o los ubicados en centros comerciales y carreteras; la ventaja de éstos es que la batería tiene mayor duración, pero hay que cargarlos por las noches, contrario a los híbridos “tradicionales” que no necesitan estar conectados para funcionar. Cabe aclarar que ambos tipos de vehículos híbridos pueden funcionar solo con gasolina en caso de no contar con la posibilidad de cargar las baterías. Por último, tenemos en el mercado los autos completamente eléctricos, como los Tesla, que no necesita gasolina para funcionar pero que forzosamente es necesario conectarlos a la pared para que funcionen, ya sea en los cargadores ultrarrápidos o los “normales” para casa. Por lo que, con estos vehículos, no hay “plan B” para su movilidad como si lo tienen los híbridos, pero no emiten ningún tipo de gas contaminante a la atmosfera como si sucede con los híbridos.

En resumen, si el uso que le darás a tu coche nuevo será en una de las grandes urbes del país y el uso será prácticamente urbano, sin considerar viajes a carretera, la opción totalmente eléctrica es bastante viable. No obstante, si el auto se usará para viajes en carretera y no hay, o no sabes si hay, cargadores a lo largo de la ruta para carga, mi recomendación es elegir un modelo hibrido que más se ajuste a nuestro presupuesto y necesidades. Asimismo, para reducir el impacto medioambiental y el espacio en nuestra casa lo permite, se puede considerar un auto hibrido enchufable conectando un cargador en nuestra casa que, a su vez, esté conectado a paneles solares; y de esta forma, el coche se movería con energía solar. Esta instalación tendría beneficios adicionales por que la energía solar del panel también podría ser utilizada para el consumo de la casa y en el futuro conectar un coche totalmente eléctrico y así eliminar por completo el uso de combustibles fósiles para nuestra movilidad.