ENTRE COMILLAS- ALBERTO ABREGO

0
101

“LA POLICÍA NO ESTÁ PARA CUIDAR BORRACHOS”  

“La policía de Morelia no es una policía que está al servicio de las personas que toman en la noche y que se convierten en violentos, que cometen accidentes y todo lo que conlleva el alcohol en la madrugada”

Alfonso Martínez Alcázar, Alcalde de Morelia.

“Cuando la estupidez gobierna, el mundo sufre”

Xavier Mas de Xaxás. Periodista e historiador español.

En palabras del presidente municipal de Morelia, Michoacán, la policía no está para proteger personas alcoholizadas, mucho menos en altas horas de la madrugada. Así lo hizo saber a raíz de los hechos violentos que se registraron a las puertas de un bar en la capital michoacana, en los que un comando asesinó a seis personas a mansalva. Tan solo unas horas después de tan lamentables declaraciones, circuló en redes sociales un video en el que se exhibe a dos de sus policías ingiriendo alcohol, y disparando al aire en plena vía pública, al parecer de madrugada.

Estos seis asesinatos se suman a los 1928 que, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ubican a Michoacán como el tercer estado con más homicidios durante los primeros nueve meses de este año, solo por debajo de Guanajuato (que acumula 2655 asesinatos) y Baja California (2368). Además, si a estos tres estados les sumamos las cifras de Jalisco, Chihuahua y el Estado de México, representan el 50 por ciento de homicidios de todo el territorio nacional.

Si consideramos el criterio del alcalde moreliano, estas cifras están mal, son injustas, pues a estos números del SESNSP habría que restar las víctimas que fueron asesinadas en estado de ebriedad, así como los homicidios que fueron cometidos en madrugada después de las tres de la mañana; y en un sentido estricto tampoco se deberían contar los crímenes cometidos en las afueras de un antro, puesto que “la policía no está para cuidar borrachos en la madrugada”. No cabe duda, Martínez Alcázar es un genio, pues de esa manera los índices delictivos (estadísticos) en México se reducirían considerablemente y nuestro país ya no sería uno de los más peligrosos del mundo en términos de delincuencia organizada (y no organizada). ¿Cómo es que a nadie se le ocurrió antes?

En gran parte, la situación social en términos de inseguridad en México es el fruto de la soberbia y la estulticia de algunos gobernantes que se apoyan más en sus instintos básicos de supervivencia política sin conectar la lengua con el cerebro. Son muestra de lo que pueden llegar a hacer autoridades que cuidan más su empleo que a sus gobernados y en momentos de apremio se exhiben con justificaciones irresponsables que nublan su vista y no identifican la razón.

Definitivamente una de las primeras fórmulas para lograr seguridad es que los ciudadanos recuperen la confianza en las policías, pero por lo visto, con estas de actitudes de algunos alcaldes se denota la falta de interés en depurarlas. Total, mientras el ejército siga en las calles ellos siempre encuentran alguna justificación como esta, o peor.

Sabemos que el mejor antídoto para la estupidez es la educación, pues propicia la amplitud de ideas y reduce las posibilidades de decir barbaridades, máxime cuando se ostenta un cargo público. Es una lástima que los políticos modestos e inteligentes no sean mayoría, los gobernados pagan a diario por ello, pues como dijo Voltaire “La estupidez es una enfermedad extraordinaria, ya que no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás”.

Por lo pronto, prohibido salir de noche y tomar alcohol en Morelia, o bajo su propio riesgo, pues no es responsabilidad de la policía protegerlos. Ya lo dijo su presidente municipal.

RÁPIDAS MEXIQUENSES.  Según los datos obtenidos por la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), aplicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el primer trimestre de 2021, el Municipio de Ecatepec de Morelos ya no es el más inseguro del país y ha logrado alejarse, por lo menos de los primeros seis lugares a nivel nacional en cuanto a PERCEPCIÓN  de inseguridad por parte de sus habitantes, puesto que se detecta una mejora de 11.2 por ciento en el sentimiento de seguridad de los ecatepenses respecto al trimestre anterior. Bueno, no es que dudemos, es el INEGI, pero… ¿Cómo habrán obtenido esos datos? ¿Es que los encuestadores en verdad se dieron una vueltecita por Ecatepec? Son solo preguntas…