La democracia de Biden

0
146

POR Leazly VILLAR

Estados Unidos es conocido como la primera democracia del mundo y como un país donde diferentes etnias se unen para constituir el “estadounidense” por excelencia. Pero un escrutinio más detenido revelaría que, desde el principio hasta la actualidad, su historia ha estado marcada por la desunión, la violencia, la discriminación racial, la desigualdad económica.

El Presidente Joe Biden habló de manera extensa, enfática y conmovedora, sobre la extrema necesidad de unidad, tolerancia y respeto entre las etnias entre los estadounidenses.

El discurso inaugural de Joe Biden, de 78 años, el hombre de mayor edad en ser elegido presidente de los Estados Unidos en su tercer intento, con el mayor número de votos populares (81 millones); siempre será recordado por su simplicidad, franqueza y autenticidad al transmitir un mensaje poderoso e inconfundible.

El discurso de Biden expresó un ferviente llamado a la unidad, el respeto, la tolerancia, simplemente para calmarse y mostrar la voluntad de verse y escucharse y tolerar diferentes puntos de vista y darse cuenta de que la democracia es preciosa, y es frágil.

Es necesario proteger y preservar las instituciones democráticas; al final, la voluntad del pueblo debe ser atendida, ¡debe prevalecer la democracia.

Los enemigos comunes de las personas que enumeró Biden: ira, resentimiento, odio, extremismo, anarquía, violencia, enfermedad, desempleo y desesperanza están presentes en la mayoría de las sociedades; no somos una excepción.

¿Puede cualquier persona cuerda criticar su sabio consejo: la política no tiene por qué ser un fuego furioso que destruye todo a su paso y cada desacuerdo no tiene por qué ser causa de una guerra total? El desacuerdo no debe conducir a la desunión.

Instó a que los ciudadanos, especialmente los líderes políticos, que se comprometieron a defender la constitución y proteger a la nación, también deben comprometerse a defender la verdad y derrotar las mentiras.

Sus prioridades nacionales son claras: curar y unificar a una nación extremadamente polarizada y dividida, derrotar al covid-19 que ya se ha cobrado 400.000 vidas más que las vidas perdidas por los EE. UU. En toda la Segunda Guerra Mundial, revivir la economía: poner a las industrias de nuevo en pie y crear empleos.

En cuanto a la comunidad internacional, su mensaje fue sencillo: “repararemos nuestras alianzas y volveremos a relacionarnos con el mundo. No para enfrentar los desafíos de ayer, sino los de hoy y mañana … seremos un socio fuerte para la paz, el progreso y la seguridad “.

En América Latina, el presidente de Costa Rica celebró el regreso de EE.UU. a la cooperación internacional con las primeras medidas del gobierno de Biden, como el retorno a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El próximo gobierno estadounidense tendrá numerosos retos a los cuales hacer frente en esta área, empezando por enrumbar al país hacia la recuperación económica de la severa crisis causada por la pandemia de coronavirus, pero también enfrentará muchos desafíos fronteras afuera, en las relaciones comerciales.

Ganó la democracia, grandes retos y grandes oportunidades para los estadounidenses se avecinan, con altas expectativas globales.