Trípode

0
92

Por Eduardo H. Limón Cervantes

 

* Papa, líder católico, jefe de Estado

 

    El Vaticano anunció que el papa Francisco viene a México en visita apostólica, pero la Presidencia de la República informó el martes que le dará trato de jefe de Estado. ¿Es posible hacer a un lado la figura del líder religioso?

    Jorge Mario Bergoglio representa al Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, territorio que aloja a la Santa Sede. Desde 1992, existe una relación diplomática con México y un intercambio de funcionarios: un embajador mexicano en el Vaticano y un nuncio apostólico en el país.

    Sin embargo, así como Bergoglio es un jefe de Estado también es la figura del líder máximo de la Iglesia católica, ambas alojadas en la representación de la Santa Sede. No puede tener un papel y dejar el otro, ejerce ambos al mismo tiempo.

    En México, si bien la visita es apostólica -en su papel de líder religioso-, el gobierno mexicano confirmó que le dará trato de Jefe de Estado para que haya un “diálogo abierto entre el Papa y el Presidente de la República, así como entre las autoridades de México y la Santa Sede, para explorar los mecanismos que permitan que la relación bilateral siga dando frutos en los temas de interés compartido”.

    El Papa asistirá a Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo del Estado mexicano, pero debería hacerlo como Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano. En ese sentido, le corresponde al presidente Peña Nieto dirigir y encabezar la ceremonia de recepción como responsable de las relaciones internacionales entre los dos Estados.

    Lo anterior lo mencionó porque los fariseos no se han tardado en decir que viene a nuestro país por una cantidad estratosférica de dinero, que porque viene a hacer de México un país totalmente católico en contra de la laicidad de nuestra Carta Magna, y una sarta de tonterías que me dan más risa que coraje, a causa de la ignorancia de la gente. Especialmente me llamó la atención un mensaje leído en Facebook, donde una tipa dice “No vendrás a México a costa de mis impuestos”, jajaja ¿quién le dijo a esta ignorante que nuestros impuestos se utilizarán para costear la visita apostólica?

    La visita papal, la séptima de un pontífice al país, no sólo traerá esperanza sino que también buscará despertar la conciencia de los mexicanos -eso espero-, que el Espíritu Santo ilumine nuestro cerebro inundado de “sabadazo” y nos unamos -me vale si son mormones, agnósticos, católicos o seguidores del Peje- en una sola voz y nación a favor del progreso; todo esto claro está, confiando en nuestros gobiernos e instituciones.

    Porque somos buenos para levantar la mano en la repartidera de televisores digitales, de despensas, de todo lo que el gobierno reparta; pero a la hora de criticar, también somos buenos. Dios nos agarre confesados…

    Y como decía mi compadre Chón: “Recuerde compadre que aquel que entra de redentor, sale crucificado…”

E-mail: limon@8columnas.com.mx
Twitter: @edulimon76