Trípode

1
124

Por Eduardo H. Limón Cervantes

 

  • * Misógino López Obrador

 

    De que los hay los hay. Es sorprendente la capacidad de Andrés Manuel López Obrador para decir mentiras, y lo que más me sorprende es que aún existan mexicanos que le creen. Sus afirmaciones en el sentido de que las privatizaciones han sido una completa falacia. Ahí están los aeropuertos, los puertos, los cines, las líneas aéreas, las firmas de telecomunicaciones y muchas más empresas que fueron privatizadas. Todas han tenido que competir, invertir, sobrevivir y nada ha sido cierto de lo que dice el tabasqueño.

    Por vía de mientras el priísta Manlio Fabio Beltrones Rivera, ha acusado a Andrés Manuel, de hacer fraude a la ley electoral por promoverse en spots durante tiempos oficiales y estar en campaña. Y a pesar de que López Obrador niega que esté en campaña y afirma que existe el supuesto objetivo de sacarlo de la televisión, callarlo de la televisión y de la radio, el tipejo está en total y absoluta campaña.

    Lo que demuestra el “Peje” es que  o es parejo ni con los militantes de su partido, ni tampoco con los demás posibles contendientes a futuro, porque es dueño del partido, representante, abogado, candidato, consejero, el está en todo lo concerniente a Morena y nadie puede estar por encima de él.

    Se de antemano que tuvo un problema en el corazón, pero lo que no sabía es que tenía Alzheimer, porque todo se le olvida -a su favor- y no recordaba que lo equitativo de la contienda o inequitativo de la misma que denunció en el 2006, es en lo que está cayendo: “actos anticipados de campaña”.

    Por su parte la que ya brincó fue la secretaria general del PRD, Beatriz Mojica, quien exigió al presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, hacer públicas las pruebas con que cuenta o retractarse de las acusaciones en su contra, en el sentido de que detrás de sus declaraciones está el presidente del PRI y un ex presidente de la República. Así es, la perredista se encanijó y le reclamó que no es la primera mujer del PRD que ha sido víctima de su misoginia. Exigirle que no sea misógino sería ir contra la naturaleza del mismo López Obrador. Así se puso la dama. Pero lo que si le advierte es que: quien acusa tiene la obligación de presentar pruebas. ¿Pruebas…? Ese tipo no sabe qué es eso, ya que esta acostumbrado a “enlodar” sin repercusiones. Y la perredista ya señaló que en su caso, nunca ha permitido que nadie la difame y López Obrador, no será la excepción. Ahora si se me hace que don Andrés Manuel va a ir a recoger sus dientes muy lejos…

    Y como decía mi compadre Chón: “Recuerde compadre aquello de perro que ladra no muerde”.

E-mail: limon@8columnas.com.mx
Twitter: @edulimon76