LETRAS DE JUAN GABRIEL

0
305

 

 

  • El desorden, la flaqueza más notable de Morena en Edoméx.
  • Morenistas ya emplazan a una reorganización partidaria.
  • Complicado que el partido encuentre un liderazgo respetable.
  • Sin cuadros y sin estructura será difícil el escenario en 2023.
  • Viene contraataque legal de Pepe Couttolenc contra René Reza.

 

POR: JUAN GABRIEL GONZÁLEZ

Antes de las elecciones del 6 de junio, para ser concretos previo a la designación de candidaturas, Morena ya estaba en el desorden, sin dirigencias estatal, municipales y distritales; en varios territorios mexiquenses sin cuadros y donde había, los terminó marginando para dar pauta a las imposiciones, a la reelección y a los compromisos de la coalición con los Partido del Trabajo y Nueva Alianza.

 

Esto llevó a que los grupos de poder asumieran el control y las decisiones, pero no los inesperados resultados. Hoy ninguno de los que se agandallaron las candidaturas se quiere hacer responsable de las derrotas.

 

Después de los comicios no solamente permea la desorganización, también la falta de un interés visible por reencausar a la Cuarta Transformación al interior de Movimiento de Regeneración Nacional.

 

Por eso personajes como Ricardo Moreno Bastida, Emilio Ulloa Pérez y José Luis Gutiérrez Cureño han levantado la voz y la mano; han emplazado a la dirigencia nacional para que antes de concluir el año se emita la convocatoria que derive en una reorganización partidaria y un liderazgo “respetable” en el partido, algo que se antoja muy complicado bajo las condiciones en que se mueven los morenistas mexiquenses.

 

Si Morena quiere contender y ganar las elecciones de gobernador en el 2023 necesita un automóvil con ajuste casi completo en el Estado de México. Estabilidad, institucionalidad, disciplina y unidad, son factores fundamentales para todo partido en cualquier contienda política, aspectos que no precisamente distinguen a este partido ataviado de trogloditas y arrabaleros.

 

En sigilo ya hay quienes planean la renovación de la acéfala dirigencia morenista estatal en octubre próximo. Nada más no hay que olvidar cómo iniciaron y concluyeron las asambleas del partido en el Estado de México en el 2019: a puñetazo limpio y cochinero auténtico como antesala del prolongado desorden político que arrastraron hasta la designación de candidatos y las elecciones constitucionales del pasado 6 de junio, cuyo resultado ya sabemos.

 

De entrada, los principales aspirantes a la candidatura del 2023 deben estar preocupados, no solamente porque ya no tienen la mayoría calificada del Congreso local, sino porque gobernarán menos de una tercera parte de los municipios (independientemente de la población de cada uno). Higinio Martínez, Horacio Duarte, Delfina Gómez, Maurilio Hernández y Yeidckol Polevnsky deben estar sumamente preocupados por el desgarriate de partido que tienen rumbo a los comicios de gobernador. Sin cuadros, sin estructura, sin arraigo y sin identidad Morena seguirá siendo un movimiento opositor, no un partido político.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Hay tiro, hay tiro…

Han transcurrido más de dos meses y el alcalde de Xalatlaco, René Reza Molina, no ha presentado más pruebas que acrediten su denuncia penal contra el dirigente estatal del Partito Verde, José Alberto Couttolenc Buentello, a quien acusó de extorsión, corrupción y tráfico de influencias. Según el presidente municipal -quien en 2018 llegó con las siglas del PVEM y al año se pasó a Morena- tiene los elementos para demostrar que lo que dice es verdad. Reza Molina tiene las horas contadas para fortalecer su querella porque en el transcurso de este lunes el líder ecologista Pepe Couttolenc lanzará el contraataque legal. Según se sabe, el dirigente del Verde lanzará una fuerte embestida sobre el presidente municipal de Xalatlaco. Este pleito sacará chispas.

 

Las palabras convencen, el ejemplo arrastra…

Ahora resulta que todos son afines y empáticos con el movimiento LGBT en México y concretamente en el Estado de México. Llama la atención que la dirigencia estatal del tricolor encabezada por Alejandra del Moral Vela se haya colgado del Pride 2021 al tenor siguiente: “La celebración de este mes y en particular de este día, es la expresión de una lucha basada en la empatía, el respeto, el aprendizaje y la tolerancia. Decidir con quién estar, no debe ser sujeto de señalamiento, más cuando se es respetuoso de la libertad de los demás. Busquemos los mecanismos y trabajemos juntos, para hacer de nuestra sociedad una más tolerante, una más informada, una de mejor convivencia y sobre todo, una donde el derecho a elegir esté siempre garantizado. #LoveIsLove”. ¿No sería mejor que los diputados locales priistas manifiesten abiertamente y hagan realidad los cambios legales para garantizarles sus derechos a los integrantes de la comunidad homosexual del Estado de México?, porque el Revolucionario Institucional ha sido el más renuente frente a temas coyunturales como el Matrimonio Igualitario y la Identidad Sexogenérica.

 

De la regiduría a la curul…

Por cierto, será interesantes saber qué pasará con la iniciativa que hace más de un año presentó al Congreso local la actual regidora de Toluca, Paola Jiménez, en torno a la posibilidad de despenalizar el aborto. Jiménez Hernández será diputada local tricolor a partir del 5 de septiembre y si no modifica su ideología, principios y firmeza que la caracterizan, deberá empujar -ya con la facultad de legislar- su misiva que pretende no criminalizar la decisión de las mujeres que deseen interrumpir su embarazo antes de las 12 semanas de gestación, tema frente al cual la mayoría de los priistas han mostrado escalofríos. ¿La dirigencia estatal del PRI y Del Moral Vela apoyarán la iniciativa de Paola o sus expresiones de empatía solo son de ocasión y para la foto?