DIF de Joquicingo da seguimiento a familia víctima de violencia

0
146
FOTO: Especial

 

Por Alelhi Rodríguez

Tras ser víctimas de violencia familiar, tres menores de edad y su madre fueron admitidas en el DIF municipal de Joquicingo, donde se encuentran en resguardo y reciben atención psicológica.

El caso de esta familia salió a luz después de que el pasado 7 de marzo un vecino del Barrio Tercero de dicho municipio, grabó el momento en que un hombre golpeaba con un palo de madera a su hija de solo cinco años de edad. El video alertó a las autoridades, que iniciaron trabajos de investigación y detuvieron al agresor, quien se resistió y trató de atacar con un cuchillo a un integrante del DIF municipal.

Cynthia Yoselin Hernández Valle, directora de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Sistema DIF de Joquicingo, mencionó que una vez que se recibió esta denuncia anónima se dio atención a los menores.

“Salimos a visitar a estos pequeños, los llevamos a las instancias correspondientes para que se les realizara justicia. La mamá está recibiendo terapia psicológica y los niños están pasando por el protocolo que lleva el DIFEM”.

El agresor, identificado como José Ramiro “N”, vivía con su esposa, dos pequeñas de cinco y seis años y un recién nacido a quienes, de acuerdo con vecinos, violentaba constantemente.

“Estoy de acuerdo en lo que hicieron las personas de filmarlo para que realmente se hiciera justicia, me deja muy conmocionada que existan este tipo de agresiones y que pasó frente a mi propia casa. Cuando vino el DIF pensé que a la señora le estaba pasando algo y dije bueno ojalá se pueda ayudar el maltrato hacia la mujer”, comentó una de las vecinas del lugar.

“No sé si estaría tomado, alcoholizado, yo creo que una persona en su sentido no agarra así a un niño”, dijo otra vecina.

Es preciso indicar que, según datos de la organización protectora independiente de niñas, niños y adolescentes, Save the Children, en México siete de cada 10 niños son víctimas de algún tipo de violencia y, de acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), los lugares donde más sufren maltrato es en casa y la escuela, siendo sus principales agresores los padres, maestros o vecinos.