A mi manerA

0
169
Braulio Álvarez Jasso. Desafortunadas declaraciones.

Por Julio A. AGUIRRE

* Violento fin de semana.
* Amenaza ciudadana.
* Evocando a  Robin  Hood.

Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo, los valientes, después. Jean-Paul Richter.

    Dos hechos de pesadilla ocurrieron el pasado fin de semana en el Estado de México, eventos que dan la razón a quienes aseguran que la entidad mexiquense es una de las más violentas del país. Las estadísticas (dichos) de las autoridades, obviamente no compaginan con los hechos y ante las evidencias ni como creerles y/o ayudarles.

    El viernes en Tlachaloya una turba enardecida de habitantes retuvo a dos mujeres ministeriales de la Procuraduría General de Justicia por más de diez horas. Tal acción provocó la movilización de más de 500 policías -¿pues de dónde sacaron a tantos si no se trataba de cuidar a La Bombonera en juegos de futbol?- quienes lograron rescatarlas sanas y salvas.

    Todo se originó cuando agentes de dicha procuraduría intentaron culpar a ciudadanos del robo de varios kilos de cable eléctrico.

    Los colonos enviaron piedras contra elementos de rescate, quienes se vieron obligados a defenderse. Dos patrullas sufrieron los embates sin faltar heridos -sin consideración afortunadamente-.

    El intento -otro más- de linchamiento no prosperó…en esa ocasión.

    Tranquilamente el alcalde de Toluca, Braulio Álvarez Jasso, anunciaba que el tema compete ser resuelto a las autoridades judiciales y vecinos, con lo cual el ayuntamiento se deslindó de los hechos. Otra vez aplicable la frase “¿y yo por qué?”.

    Por su parte la Procuraduría General de Justicia del Estado de México informó  del inicio de carpeta de investigación correspondiente para proceder legalmente por las lesiones que sufrió el personal ministerial, así como los daños causados a las unidades oficiales.

QUE SIGA LA MATA DANDO

    Ten miedo cada vez que no digas la verdad. Víctor Hugo.

    Horas después en la zona de La Marquesa, límites de Ocoyoacac y Huixquilucan, se registró nuevo intento de linchamiento de presuntos ladrones, acción que terminó con el incendio de dos camionetas por parte de la población enardecida.

    “Si no hay respuesta de la policía esta será la escena que seguirán viendo. Tenemos semanas exigiendo seguridad, los turistas ya no quieren venir porque hay robos y asaltos. Cada delincuente que agarremos lo vamos a linchar porque las autoridades no hacen su trabajo”, advertencia de un comerciante de la región.

    Dos intentos de linchamiento en dos días y en municipios vecinos que se agregan a las varias tentativas en el pasado reciente…más lo que se acumule esta semana, lamentablemente tenemos que decirlo.

    Esta acumulación de hechos violentos en la entidad preocupa en demasía a los mexiquenses y poco ocupa a las autoridades que en diferentes casos se han visto rebasados por la delincuencia.

    Conociendo a las autoridades sabemos con lo que saldrán: “Son hechos aislados”, dirán. ¡Cuánta mentira y cuánto miedo a reconocer que no hay palabras que puedan sepultar los acontecimientos! Sí no pueden y tampoco piensan renunciar, al menos admítanlo. El Edomex vive momentos de angustia.

¡HARTOS!

    “La avaricia y la arrogancia son los principales vicios de los poderosos”. Publio Cornelio Tácito.

    No importa sí es del orden municipal, estatal, legislativo o poder federal, otra frase desgastada que tiene harta a la sociedad es el anuncio sobre “apretarse el cinturón”, “hacer más con menos”. Anunciar medidas de austeridad -aunque disfracen el fondo- es meter miedo a la gente, dar mayores preocupaciones y acabar de tajo con la ilusión de “ahora sí vamos a mejorar”.

    Diputados, presidentes municipales, gobernadores y el gabinete presidencial legal y ampliado parecen tender la cama antes de caer en ella. No vemos, entre los burócratas actuales, alguien semejante con Robin Hood, “Príncipe de los Ladrones”.

    Cuenta la leyenda que robaba a los ricos para ayudar a los pobres.

    ¡Cuánta falta hace a nuestra política personajes de esa estirpe! Los funcionarios mexicanos tienen todo para convertirse no en príncipes, sino “Rey de los ladrones”, algo que el pueblo aplaudiría y reconocería hasta ponerlos en pedestal de ídolos.

    México ha sido y seguirá siendo un país rico, inmensamente poderoso pero sus administradores no aplican el sentido de equidad. Administraciones vienen y van y el círculo no se abre. Pocos los que tienen mucho y muchos que no tienen nada.

    Saber gastar significa saber gobernar. ¡Déjense de cuentos chinos! Ya no aplican.

    Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también amé, puedo seguir hasta el final…A mi manerA.

Correo electrónico:

 aguirre@8columnas.com.mx