Edadismo en la comunidad LGBTTTI+

0
198

POR Jorge Leonardo ESPINOZA 

Si bien en México la discriminación por orientación sexual e identidad de género ya es un tema de la agenda pública, el termino edadismo que se refiere a los actos discriminatorios originados por la edad sigue siendo un tabú y más cuando se manifiesta dentro de la misma población diversa.

Cuando las personas gays y mujeres trans se vuelven maduras son las más señaladas al interior de la comunidad LGBTTTI ya que no cumplen con los estándares occidentales que la misma cultura pop impone y que muchas personas compran y adoptan en su vida diaria.

Esto lo podemos ver en los antros, las apps de ligue y en lo social, cuando las personas diversas se vuelven mayores pierden su encanto, al menos que se vuelvan “sugar dadys” o “sugar mommys” neologismo adoptado para referirse a quien compra amor de alguien más joven a cambio de dinero o regalos.

Pero para quien no tiene las posibilidades económicas se van rezagando sistemáticamente por su comunidad y por la sociedad en general, es por ello que dentro de los tantos temas que se plantean en esta columna, es importante reflexionar sobre las personas adultas mayores que también son diversas, pues no todas tienen la posibilidad de vivir una vejes digna.

En la CDMX Samantha Flores una activista trans de la CDMX de casi 90 años creo el primer refugio en el país para adultos mayores diversos que no tienen la posibilidad de acceder a una jubilación pagada, tener una pareja a lado o a su familia, pues muchas personas ya ancianas no tuvieron la juventud o niñez que se vive hoy en día que aunque no es la más óptima si ya se han ganado varios derechos y un trato más igualitario y que les permite otro nivel de vida por lo que acuden a este refugio por alimento, un lugar a donde dormir o convivir.

Es por ello que parte de la agenda diversa también tiene que contemplar lo laboral, buscar que los profesionales de la salud egresen con perspectiva diversa y de derechos humanos para que quienes salen a marchar y a llenar antros y bares lleguen a la edad dorada si no tienen la posibilidad de vivir cómodamente se generen espacios seguros para vivir lejos del edadismo y la homofobia y transfobia y que si requieren servicios médicos sean tratados de forma respetuosa.

 

¡Nos leemos la próxima semana querido lector un abrazo!