Facultades intelectuales – Cavilando

0
53

POR Hugo Mauricio GARCÍA

Ser líder requiere un indeclinable compromiso con el cambio. En los diferentes grupos de Facebook y de WhatsApp en los que me encuentro, recibo al igual que ustedes frases motivacionales aquí una de ellas: “yo ya no arreglo mis problemas. Arreglo mis pensamientos y mis problemas se arregla solos”, suena muy linda, pero no hay nada más difícil en la vida de que “arreglar” los pensamientos, de hecho, no solo el líder trabaja en ello, no conozco una sola persona que no esté todos los días tratando de ser mejor, ideando como ser diferente, muchos saben que el “mal” está en la forma en que piensan y sin embargo no pueden pensar de otra manera.

El líder debe saber que además de todas las herramientas externas de las que puede echar mano, talleres, cursos, diplomados, asesorías, coaching personal, mentorías y un largo etcétera, también existen una serie de herramientas internas fundamentales para lograr el cambio anhelado en el pensamiento y por consecuencia en las acciones y claramente en los resultados.

Estos instrumentos a los que hago referencia son las facultades intelectuales: la percepción, la voluntad, la imaginación, la memoria, la intuición y la razón. ¿Para qué nos sirven?

Las facultades intelectuales se desarrollan en la parte consciente del del cerebro, es decir en la parte que piensa, que decide, aquella que empuja y que crea nuevos hábitos, siendo así entonces estas facultades intelectuales no dependen de nada sino de nuestro concurso para desarrollarlas y que sean efectivas aliadas en nuestro proceso de cambio y de liderazgo.

La percepción es como observas el mundo, la percepción es realidad, en tal sentido es una herramienta que te permite ver una realidad desde diferentes ángulos y asi cambiar tu percepción, aquello que piensas es “negativo”, desde otro punto es “positivo” y viceversa

La voluntad es la firme idea en tu mente de que aquello que quieres cambiar o el objetivo que deseas lograr, lo vas a lograr, la voluntad es el arma que te dice “si se puede, si se puede”, digamos que la voluntad es la Fe terrenal.

La imaginación es lo que te ayuda a mantenerte enfocado, cuando la voluntad y la Fe flaquean es momento de seguir construyendo en la mente la imagen de eso que quieres ser.

La memoria sirve para construir recuerdos, no es recordar lo que físicamente has vivido, sino regodearte en lo que ya construiste en la mente, es ver y “recordar” a ese líder en el que te has vuelto.

La intuición es tu conexión con el que TODO lo hizo, es dejarte guiar, ¿Cuántas veces te has arrepentido de no hacer algo, que sabias era lo correcto sin tener evidencia de que así pudiera ser?

La razón o el razonamiento es quizá la facultad que mayormente desarrollamos y que opaca a las otras 5, es la capacidad que tenemos para seleccionar, clasificar, ordenar, analizar, evaluar y encontrar una solución, no dejemos que esta sea la única facultad que sepamos utilizar.

6 facultades intelectuales una misión, ser Líder.

Encuéntrame en Facebook como Hugo Garcia.

Abrazos, ¡todos!