El Hospital del niño, realizó simulacro a paciente con COVID-19

0
144
foto ntx

REDACCIÓN

Como parte de las acciones de previsión y capacitación del personal de salud ante la emergencia sanitaria internacional por COVID-19, el Hospital para el Niño, del Instituto Materno Infantil del Estado de México (IMIEM), efectuó un simulacro de atención a un paciente con esta enfermedad.

En este ejercicio participaron epidemiólogos, pediatras, médicos, enfermeras, así como trabajadores sociales y el propio personal de seguridad de esta unidad médica, además de chofer de ambulancia, a fin de poner en práctica los conocimientos adquiridos específicamente para la atención de este padecimiento.

Autoridades del IMIEM destacaron que si bien la población infantil no es considerada como uno de los grupos de mayor riesgo a presentar COVID-19, es importante estar preparados, toda vez que el Hostal para el Niño es considerado como nosocomio de referencia en caso de ser necesario.

La Secretaría de Salud del Estado de México, a cargo del Doctor Gabriel O’Shea Cuevas, informa que el Centro Médico “Adolfo López Mateos” y el Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango, elegidos también como unidades de salud para la atención probables casos sospechosos o positivos, han realizado simulacros para desarrollar de la mejor manera los protocolos de atención correspondientes.

En estos ejercicios, se lleva a cabo un primer filtro, que consiste en la aplicación de un cuestionario para conocer si el paciente ha estado en alguno de los países con trasmisión efectiva de COVID-19 o en contacto con una persona que haya acudido a estas regiones.

Posteriormente se le remite a un cuarto aislado donde es revisado y se simula la toma de muestra para enviarla al Laboratorio Estatal de Salud Pública de la entidad, finalmente, en caso de síntomas leves, es enviado a su domicilio en ambulancia.

La dependencia reitera el llamado a privilegiar las medidas básicas de higiene como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, cubrirse la boca al estornudar o toser y evitar tocarse la cara, principalmente ojos nariz y boca, a fin de evitar la trasmisión de enfermedades respiratorias.