ENTRE COMILLAS – EL INFIERNO DE LA MIGRACIÓN

0
277

“La mejor política exterior es la interior. Tenemos que fortalecer la economía, que haya trabajo en México para que la gente no tenga necesidad de migrar”

Andrés Manuel López Obrador, durante su campaña presidencial antes de ganar las elecciones de 2018

 

Según el último informe de las Naciones Unidas, en el mundo existen oficialmente 536 millones, 288 mil 358 migrantes, de los cuales, casi 51 millones se encuentran en Estados Unidos, lo que representa un poco menos del 15 por ciento de su población total. De acuerdo con cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), el ingreso ilegal a Estados Unidos se incrementó en un 8 % en los últimos meses, mientras que de octubre de 2020 a febrero de este año se detuvieron a 215 mil 287 inmigrantes ilegales de origen mexicano. Se calcula que son detenidos alrededor de 40 mil cada mes.

 

En la actualidad, unos 200 niños sin compañía cruzan la frontera estadounidense vía México, la mayoría de origen centroamericano. Los infantes detenidos son enviados a los Centros de Detención de Migrantes, donde ya se cuentan por miles, lejos de sus familias, y casi en el total abandono.  Algunas imágenes se han divulgado en las que se observan niños acurrucados en el suelo sobre mantas de aluminio, en albergues improvisados y sin ningún tipo de distanciamiento social en un contexto de pandemia. Indigno y humillante, viniendo de la que se hace llamar la nación más poderosa del mundo.

 

No es para enorgullecernos el segundo lugar mundial en migración que nos otorga la Organización Internacional de Migraciones. Alrededor de un millón de mexicanos  emigra a los Estados Unidos cada año, lo que ha convertido a nuestro país en la principal fuente de fuerza de trabajo barata en aquel país. Ningún gobierno ha reconocido su responsabilidad histórica en la creación de programas y acuerdos para proteger a la gran y creciente población migrante; no han logrado desarrollar una política acertada de protección y de trato digno. Sexenio tras sexenio, independientemente del color del partido que se encuentre en el poder, nuestros gobiernos han demostrado una constante incompetencia para defender los derechos de los migrantes, que a diario son víctimas de polleros sin escrúpulos, fuerzas policíacas y grupos de civiles armados dedicados a cazarlos.

 

Sabemos que las causas de la migración son pocas pero contundentes. Nuestra economía no crece, las marcadas desigualdades económicas que caracterizan al mundo globalizado son la primer causa de los flujos masivos que parten hacia la nación del norte, históricamente industrializada y opulenta, así como racista y discriminatoria. Las dificultades económicas de nuestro país no son por casualidad ni por mala fortuna, y nada indica que estas dificultades pasarán pronto. La política del arrebato y del insulto que nos abruma estos días poco o nada puede hacer para avanzar iniciativas con sentido y mirada al futuro. Lamentablemente el tema no es prioridad en ninguna agenda gubernamental o legislativa. Este presente que sufrimos todos hace que los que se van en busca del sueño americano, se lleven sus esperanzas cuando cruzan ríos y desiertos, lo que exhibe nuestros descuidos y vergüenzas sociales.

 

Estados Unidos ha sido una nación exitosa por los sus millones de inmigrantes que sumaron sus talentos y capacidades en varios siglos de historia. Sabemos aquí, como saben allá, que hoy en día su economía no se concebiría como la conocemos sin el trabajo de los migrantes mexicanos y latinoamericanos, que son parte importante de la industria y el campo de esa nación, aún así son discriminados y marginados de muchos derechos sociales.

 

Mientras aquí seguimos esperando las propuestas y exigencias de nuestros gobiernos para lograr la defensa enérgica de los derechos políticos de nuestros migrantes, cada noche cientos de mexicanos seguirán brincando la barda que separa Sonora de Arizona,  intentando cruzar el desierto, el Río Bravo, o incluso el muro, y enfrentando toda clase de peligros solo para buscar trabajo, huyendo de las patrullas fronterizas y de los imbéciles furtivos que los cazan por diversión con la indiferencia estúpida de las autoridades.

 

Y aunque las persecuciones violentas son constantes, no se dan por vencidos, no se resignan a la miseria que les ofrece su país y continúan persiguiendo su sueño americano. Y seguirán buscando soluciones al otro lado de la frontera, en los ranchos, en las industrias, en las grandes capitales, en las cancillerías, en las conciencias y en los recintos legislativos.

 

En efecto, la mejor política exterior es la interior, ojalá podamos verla pronto.

 

RÁPIDAS MEXIQUENSES. 

LA UAEMEX. El próximo 14 de mayo, la Universidad Autónoma del Estado de México renovará su administración. Tres son los aspirantes registrados para asumir la rectoría de la Máxima Casa de Estudios Mexiquense. Los doctores Yolanda Eugenia Ballesteros Sentíes, Carlos Eduardo Barrera Díaz y Luis Raúl Ortiz Ramírez preparan sus propuestas y sus mejores discursos para obtener el mayor número de votos posibles por parte del H. Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno de la institución.   Aunque los tres aspirantes tengan una sólida trayectoria académica, llama la atención de que por primera vez, una mujer tenga una oportunidad real de ostentar el máximo cargo de la UAEMex. No es menor la responsabilidad del Consejo elector universitario, ya que deberá analizar a detalle las propuestas y la honorabilidad de cada uno de los aspirantes, sobre todo cuando en años recientes la institución ha sido vinculada con la llamada “Estafa Maestra”.  

 

DESDE TECÁMAC. Sorpresa e indignación causó entre los aspirantes a diputados morenistas del Distrito 41 en Tecámac, la decisión de su cúpula partidista de otorgar la candidatura al Partido Verde Ecologista de México, que postulará a Rogelio Alarcón Olivares, de antecedentes priístas y exalcalde del municipio y sobre quien pesan acusaciones serias como ser beneficiario en la operación de programas sociales que autorizó su hija Magdalena Alarcón Islas en su calidad de Síndico de la anterior administración, a quien se le atribuye la operación “Estafa Maestra de Tecámac”, con desvíos millonarios. La decisión de la dirigencia morenista ha causado molestia en gran parte de la población del lugar, quienes cuestionan la decisión y desaprueban la simulación, ya que se publicó una convocatoria, se registraron 8 aspirantes de probada trayectoria morenista, como el maestro Samuel Hernández Cruz, joven militante fundador y al final de cuentas, todo el proceso se fue a la basura, pues la cúpula ya decidió tras los escritorios. ¿No que en la 4T no existía la simulación y el dedazo?