Aterrizando ideas- Daniel Gutiérrez

0
7

Aterrizando Ideas
AYER ESPECIALISTAS DE TIEMPO COMPLETO, HOY INTEGRAMOS CONEXIONES Y PROYECTOS
Por Daniel Gutiérrez
Ing. Aeronáutico y gestor de proyectos urbanos
Nuestros padres crecieron y vivieron en una época donde la economía estaba basada en profesionales especialistas que desempeñaban una tareas específicas basadas en grados académicos o incluso en las capacidades que su ubicación geográfica o etnia les habían heredado. Ello era lo que acreditaba su habilidad de poder garantizar la realización satisfactoria de dichas tareas.
Hoy, el internet nos permite tener acceso a la mayor información posible desde la comodidad desde nuestro celular, aunque mucho subestimamos el poder que tenemos al estigmatizar el uso del teléfono únicamente para una buena foto y el uso de nuestras redes sociales. Son muy pocas personas las que saben que el verdadero poder que puede poseer un individuo radica en tener la mayor información posible de cualquier aspecto y/o ámbito.
Dicho lo anterior, es que hoy en día no genera más riqueza aquel que intercambia su tiempo y su físico por remuneración económica, sino aquel que utiliza el cerebro para poder interconectar dos puntos con base a la información que poco a poco va recabando.
En la actualidad, nuestra forma de pensar y evolucionar en la vida de manera exponencial radica en qué tan rápido nos movilizamos hacia nuevas eras futuristas, comandados a la vez por la inteligencia artificial, el internet y la tecnología, así como en el manejo y acumulación de información.
Si logramos ser conscientes de que en algunos temas uno puede ser autodidacta, y a la vez, la conexión con otra persona (experta en algún tema) puede ser un factor determinante para poder reforzar la toma de decisiones al respecto, nos podemos convertir de igual manera en especialistas en potencia, solamente a un paso, sin tener la obligación o necesidad de recorrer una carrera larga que influya en tus años de vida laboral activa.
En nuestras manos está el poder cambiar el curso que nuestros ancestros nos han inculcado de desarrollarnos adecuada y profesionalmente: el ir a un colegio, a una preparatoria, a una universidad para conseguir un título profesional.
Claramente ir a un colegio te da una preparación de pensamiento base que hoy en día puede ser complementado con la capacidad de analizar información de cualquier tema o rubro, misma que afortunadamente hoy está ya al alcance de nuestras manos de manera gratuita o a diminuto costo y de lo cual, al parecer, pocos se han dado cuenta.
El tener acceso a un móvil, a una red de internet, a ciertos programas o softwares, etc. ayudan a lograr – con un pequeñísmo costo comparado con los días de nuestros padres – ser especialista e integradores de proyectos; desde cuestiones de marketing, hasta técnicos de un área en particular.
Así pues, es evidente que hoy vivimos en un mundo donde los cambios acelerados están a la vuelta de la esquina, o bien ya son el pan de cada día, y donde la flexibilidad y la innovación son los nuevos resortes del dinamismo de los mercados comandados por seres humanos y a su vez por ecosistemas sumamente ágiles, veloces y prácticos dando resultados tangibles pero sobre todo increibles.
¡Seamos conscientes de que el presente ya se parece más al futuro!